Opinión de la profesora en lengua castellana, María José Pérez

Opiniones de “La ciudad milagrosa”.


Opinión de Teresa Lloret de Castellón: “Es una de las mejores novelas que he leído en mi vida. ¡Has conseguido emocionarme tanto!”.

Opinión de Nieves Mir de Huesca: “Me encantó el libro: ameno, reflexivo y con cualidades que lo hacen merecedor de pelicula”.

Opinión de Jose Enrique Martinez de Valencia: “Tu novela me ha gustado tanto que la he leído tres veces y ya estoy pensando en la cuarta”.

Opinión de Bea García de Castellón: “La Ciudad Milagrosa, el más claro ejemplo de todos los valores que vamos perdiendo por el camino….y todo ello a cambio de encontrar la felicidad absoluta, una felicidad que sin esos valores es imposible alcanzar.
Es una novela fácil de leer, escrita desde la perspectiva del mundo real, por eso quizá resulta más cercana, es fácil identificarse con los personajes y recapacitar sobre el comportamiento que tenemos hacia esa gran búsqueda.
El mundo en que vivimos, el que hemos construido nosotros mismos, nos da claros ejemplos de que algo no estamos haciendo bien, empezando por los más pequeños. Sin duda, recomiendo la novela a todo el mundo, grandes y pequeños. Ojalá llegue muy lejos y los que aún estamos a tiempo sepamos transmitirla a los que vendrán.
Nunca es tarde para enderezar un camino.
Gracias Toni, por recordarnos lo que nunca debimos olvidar”.

Opinión de Fatimidad Pitarch de 82 años de Castellón: “Me ha gustado tanto la novela que la estoy copiando a puño y letra porque me hace mucha ilusión. Mis hijos me han recomendado que lo haga para mantener mis facultades mentales”.

Opinión de Antonio Martí de 81 años de Teruel: “Te felicito por tu novela, que he leído este fin de semana y he quedado gratamente sorprendido de las enseñanzas que podemos tomar y que has sabido exponer de forma tan sutil”.

Opinión de Noelia Ortuño de Valencia: “La Ciudad Milagrosa es una novela que consigue reunir una serie de vivencias y valores que sobrecogen al lector a medida que se ahonda en su lectura. La trama de las peripecias, aventuras y experiencias que vive su protagonista hacen que te pares a reflexionar sobre un sinfín de actitudes y caminos que a todos nos depara la vida en determinados momentos. Esta novela, de ritmo ágil y divertido, consigue que pases momentos muy amenos y que te identifiques con cada uno de sus personajes a través de múltiples sentimientos y circunstancias que todo hombre busca en su corazón, tales como la felicidad y la paz en un encuentro íntimo con Dios. Es una novela que no deja indiferente a aquél que la tiene en sus manos”.

Opinión de David González de Castellón: “Interesante novela la del joven Toni Gargallo, con una trama que sorprende y cautiva continuamente al lector/a, transmitiendo al mismo tiempo una serie de principios y valores tan necesarios en un mundo tan irracional y materialista como el de hoy. También nos aproxima a algo tan fácil y tan difícil como es la felicidad, simplificándola y dando una visión accesible de ésta. Estamos, sin duda, ante un escritor de futuro”.

 Opinión de Yasmina Medina de Castellón: “A través de la picaresca española del siglo XVIII, este libro nos traslada de la mano de su protagonista, al reconocimiento de las dimensiones de la persona, entre ellas la espiritualidad que hoy en día, bien por el ritmo de nuestra sociedad o ese eterno hedonismo que nos domina, hace que tengamos olvidada y arrinconada.
Si quieres un buen consejo, te invito a leerla, te ayudará a un profundo buceo sobre ti mismo, mediante una reflexión de tu yo personal, ese gran desconocido…, y también descubrirás si lo que te rodea en tu vida es tierra fértil”.  

Opinión de Antonio Ortuño de Valencia: “Cuando leo una novela me fijo mucho en el título, porque para mí contiene el argumento esencial de su contenido. Y efectivamente así ha ocurrido con la narración que nos ofrece el autor Antonio Gargallo en su libro.

He disfrutado leyendo las descripciones topográficas donde los personajes van desgranando sus dichas o desventuras: así la grandiosidad y belleza de la Sierra de Albarracín…, primer toque de atención que recibe el lector a un posible despertar de la idea de Dios como creador.

Si el “modelado” es un procedimiento útil en psicología para pergeñar un cambio de conducta en las personas, yo tengo que confesar que el diseño de ciertos personajes que se mueven a lo largo de la novela me ha impactado tan hondamente que mi corazón se encogió al conocer sus actitudes, sus sentimientos, su transformación y sus reflexiones. En este sentido me ayudaron mucho los monólogos y análisis de algunos personajes, y me hicieron pensar ante la soledad de la muerte: ¡qué frágil es esta vida y sus bienes, si no se administran bien!

En el libro La Ciudad Milagrosa también he podido revivir cómo los intereses meramente humanos con fines de codicia, ambición, poder y orgullo quedan excluidos del plan de Dios que ofrece, en cambio, un camino de espiritualidad capaz de llenar toda una vida porque da mucho: medios para combatir y vencer, como la oración y los sacramentos. Es aquí donde se revelan los cambios que sufren las vidas de otros personajes de la novela.

Si tuviera que poner un epílogo al testimonio de mi persona como lector de la novela de Antonio Gargallo, no podría dejar de citar los valores éticos y morales que yo mismo he ido rumiando en la lectura desde el principio al fin. Tales valores se concretarían en un canto a la amistad, la felicidad, la paz interior, la humildad, el desprendimiento, la generosidad, el amor y, sobre todo, el encuentro con Dios”.

Opinión de Isabel Gargallo Negre de Castellón: Hoy mismo acabo de leer tu libro La Ciudad Milagrosa. Me ha gustado mucho, es entretenido, ameno, te engancha, y el final no me lo esperaba. ¡Muy bueno!

En RENFE ya se lo han leído tres personas y les ha molado mucho.

Opinión de Isabel Gargallo Negre de Castellón: Hoy mismo acabo de leer tu libro La Ciudad Milagrosa. Me ha gustado mucho, es entretenido, ameno, te engancha, y el final no me lo esperaba. ¡Muy bueno!

Opinión de Delfina Gil de Castellón: Me ha emocionado mucho leer La Ciudad Milagrosa. Es una novela muy buena y confieso que has sido capaz de mover mis sentimientos. Cada noche era un aliciente porque tenía ganas de seguir leyendo tu novela, que me ha enganchado de principio a fin. Me ha recordado en cierta manera al libro de Camilo José Cela, Viaje a la Alcarria, que también me gustó mucho. ¡Enhorabuena y gracias!

Opinión de Mari Dolores de Valencia: He terminado “La Ciudad Milagrosa” de Antonio Gargallo Gil. Cuando Ignacio decidió ir en busca de su propia felicidad y sus deseos de ser un terrateniente al que todo el mundo admirara, comenzó un viaje para llegar a la Ciudad Milagrosa, meta de todas sus aspiraciones, ¿será realmente una ciudad milagrosa? Una historia de aventuras, desengaños, errores, pero también de conocimiento, de valores y de cómo liberarnos de las barreras que nosotros mismos nos ponemos.

 Opinión de Gemma Gómez Zaera de Castellón: Enhorabuena por tus libros. He leído “La Ciudad Milagrosa”, que engancha y es muy amena, también hay momentos divertidos y otros más tristes, como en la vida misma. Espero leer pronto tus otros libros. Saludos.

Opinión de Jaume (13 años) de Castellón: He leído “La Ciudad Milagrosa” y me ha parecido que es muy interesante, te hace pensar y reflexionar sobre los valores que encierra este libro.

Opinión de Elifio Feliz de Teruel: Ya terminé “La Ciudad Milagrosa”. Realmente es una novela cargada de espiritualidad, algo que como bien sabes escasea en estos tiempos. Espero que cale en los lectores y no se queden sólo con esa acción trepidante que no da tregua.

Opinión de Eduardo López de Logroño: Acabo de leerme “La Ciudad Milagrosa”… Una verdadera maravilla, me ha encantado. Un libro, que sin duda, recomiendo por el viaje que nos va proponiendo mientras acompañamos al protagonista.

Fascinante historia en la que un joven inicia un viaje en busca de la Ciudad Milagrosa. A lo largo del mismo se va encontrando con diferentes personajes y en diferentes situaciones que le ayudan a encontrar respuestas a los interrogantes más importantes del ser humano o que bien le plantean nuevas preguntas. La búsqueda de la felicidad y de lo esencial están presentes a lo largo de todo el libro en el que el autor va intercalando sencillos cuentos que de los que se deducen enseñanzas que ayudan tanto al protagonista como al lector que acaba acompañándole en ese viaje.

La edad de “A partir de 14 años” que aparece en la contraportada puede hacer creer que se trata de un libro exclusivamente para adolescentes pero la lectura (y relectura) de “La Ciudad Milagrosa” es muy recomendable para todo aquel que se encuentre en búsqueda de la felicidad (todos lo estamos) y para todo aquel que tenga cierta sensibilidad hacia los valores que en él se van proponiendo. Bien podría estar en las estanterías de las librerías junto a otros libros que están adquiriendo fama en las colecciones de “autoayuda” en esta “Ciudad Milagrosa” en la que nos encontramos.

Gracias Toni por este libro cuya lectura acabo de terminar y que ya estoy deseando volver a releer entero o alguno de los pasajes, cuentos… que viene bien leer de vez en cuando personalmente o bien utilizarlos con mis alumnos. Es un placer haberte encontrado en este camino.

Un abrazo.

Opinión de Ana Gema de Málaga: El libro me ha gustado mucho y merece la pena leerlo. No puedo decir más porque desvelaría la historia.

Opinión de Lola Bois de Castellón: Me ha gustado muchísimo “La Ciudad Milagrosa”. Tanto mi hijo como yo, que también lo ha leído, coincidimos que tienes una enorme imaginación y consigues a través de las aventuras de Ignacio que reflexionemos sobre muchos aspectos de nuestras vidas. Muy bueno y muy recomendable.

Opinión de Carmen Biosca de Valencia: Bueno, he de decirte que ya soy una fan 🙂 La Ciudad Milagrosa me ha gustado mucho, es divertida, triste y sorprendente. El final me ha emocionado mucho y los valores que transmite son muy importantes en la vida. En fin, un libro para guardar y que no dudo volveré a leerme. Mañana empiezo el siguiente y espero que escribas muchos libros más. 

Opinión de Rossana Gelencich, de Montevideo: Hola, desde que recibí tu solicitud de amistad he estado dándole vueltas a la idea de cómo es que diste conmigo y cuál fue el motivo de tu solicitud. No tenemos amigos en común y de hecho vivimos en lados opuestos de este conflictivo mundo. Sin embargo, me he dedicado a buscar tus libro (soy una lectora compulsiva) y nunca habia tenido uno tuyo en mis manos. Quería saber quién eras a traves de tus escritos… je que soberbia la mia. Como no di con ninguno busqué “La Ciudad Milagrosa” en internet. Elegí el título al azar, pero definitivamente el azar no existe. Mientras devoraba las palabras, por cierto tus descripciones son estupendas, me encontré una frase que definitivamente sentí que era para mí… esa que Juan le dice a Ignacio:
“La felicidad está en tu interior y no tienes que huir para encontrarla afuera. Tu corazón seguirá siendo el mismo allá donde estés, sea aquí o en el país más maravilloso del mundo”.

No han sido buenos estos últimos tiempos para mí y creo que sin duda he estado huyendo… no de los lugares , no de las gentes, de mí misma. No es fácil reconocer eso para una mujer de mi edad… je pero es la pura verdad… y de pronto me encontré con tus palabras que hicieron un click en mi atormentado espíritu: ¡gracias! Gracias por eso y por darme la oportunidad de leerte, puede parecer tonto lo que digo pero necesitaba hacerlo.

Nada es casualidad y todas las cosas llegan a nosotros en el momento adecuado.

Un abrazo y felicitaciones!!!!!!!!!!!!!!

Opinión de Joaquim Soler de Valencia: La Ciudad Milagrosa es sin duda una intrigante historia que pretende dar respuesta a una de las mayores inquietudes del ser humano, la búsqueda de la felicidad. A través de un recorrido vertiginoso sin tregua, como es la vida, los protagonistas trantan de indagar como poder llegar a este estado tan ansiado. Recomiendo esta obra por los valores que transmite. Valores que considero vitales para vivir en sociedad y principalmente, para ser persona. Por último, dar las gracias al autor porque ha conseguido que vuelva a retomar el placer por la lectura

  Opinión de Isabel Subirana de Barcelona: Leí “La Ciudad Milagrosa” y me pareció genial, sobre todo el deseo de crecimiento personal de Ignacio; suele surgir, generalmente, del dolor emocional, la insatisfacción o el malestar psicológico, que empujan a una persona a mirar en el interior de sí misma para intentar buscar soluciones, superar problemas y superarse a sí misma. Él miró dentro de sí mismo.

  Opinión de Virginia Solsona de Teruel: Me gustó muchísimo “La Ciudad Milagrosa”. Creo que es una novela que deberían leer todos los jóvenes.

 Opinión de Rocio Mengibar de Almería: Le digo a este estupendo escritor y creo que mejor persona, que me han encantado sus novelas: “El psicólogo de Nazaret” y “La Ciudad Milagrosa”. Antonio, con su tremenda humildad que le caracteriza, me pide la opinión del segundo, ya que del primero ya se la di: ¡sencillamente extraordinario! Yo estoy formada, pero es necesario que haya una nueva generación con simplemente “valores, humanidad”. Bueno, me encantó y me compré La ciudad Milagrosa. Es el viaje a Ítaca que ofrece Kavafis en un poema. Es la búsqueda de encontrar fuera lo que llevamos dentro (la vida se repite, no nos logramos enterar, por eso Antonio está aquí para recordárnoslo). Es pensar, es dejarse sentir, llevar; vivir el camino con todos los contratiempos por los que pasa el personaje (para mí casi todos tristes, quizá convendría alguno más alegre para que también sacara algo de ahí). Es la hora, con las dos novelas de Antonio, de cambiar, de que esta crisis de TODO, valores, humanidad, aburrimiento de uno mismo, no querer saber quienes somos, de dónde venimos y adónde vamos se acabe. Con Antonio se consigue y más si se conoce por el gran gran gran Pedro Miguel Lamet, como yo le conocí. Bendito retiro espiritual, Antonio. Sigue llenando nuestras vidas, que nosotros nos encargamos ya de que sean bastante vacías. Tiene que haber un cambio en la humanidad y Antonio lo propone con novelas extraordinarias. Te mando todo mi ánimo y un “No nos dejes, que caemos”.

Opinión de Rocio Torres de Madrid: Terminé LA CIUDAD MILAGROSA! Espectacular!!! En vez de ir al gimnasio sabéis dónde iba???? A mi casa a leer! Anda que… El autor será culpable de mi artrosis!

Después de haber leído el primer libro q escribió os cuento: por un lado estaba el listón muy alto porque los anteriores me habían fascinado y, sobre todo, me habían ayudado. De éste me habían hablado tanto que tenía unas expectativas muy altas puestas en él y eso puede ser un problema. Tengo que decir que no me ha defraudado en absoluto, al contrario, tiene un don especial para transmitir paz en los libros, para que situaciones que pueden parecernos sin solución se solucionen. En este relato me ha recordado a Jesús y a sus parábolas (se que esto habrá personas que lo encuentren ñoño, yo no), explicando todo con pequeños relatos. Mi marido también hace esto, todo lo explica con ejemplos…

Veo como dos historias dentro del libro, la de Eva y la de Ignacio, me quedo con la de ella, después de vivir situaciones horribles y desagradables llega una luz a su vida, esto es lo que todos esperamos.

“Cuando algo te reconforte con fuertes sentimientos de paz, eso es un síntoma de que Dios esta ahí” en esta frase del autor se plasma perfectamente mis sentimientos al leer este libro.  

Opinión de Almudena Castellanos de Ocaña: Ya he leído “La Ciudad Milagrosa” y me ha gustado muchísimo. Es un libro que da mucho que pensar y te ayuda a comprender muchas cosas de tu vida. Eres un escritor que sabe llegar al corazón del lector.

 Opinión de Assumpta Puy de Barcelona: No defrauda, ¡es precioso!

Opinión de Isabel Subirana de Barcelona: Tengo que leer “El psicólogo de Nazaret. He leído de ti “La Ciudad Milagrosa”, de esos valores que vamos perdiendo: ¡¡me emocionó!!

Todos los jueves Rocio Torres le lleva un pastel y un libro a su abuela de 92 años. En esta ocasión le tocó el turno a “La Ciudad Milagrosa”. Os comparto lo que me ha dicho, lo cual es todo un honor para mí.
Opinión de Magrot de Madrid -92 años-:
“La Ciudad Milagrosa es un gran libro, me sorprende que alguien tan joven conozca tan bien las Escrituras. Confirma mi visión de la vida, si seguimos en nuestros comportamientos y valores decentes la vida nos devuelve ciento por uno”. Y me da un consejo: “Sigue leyendo libros de este estilo, aunque tus valores están muy sólidos”.

Opinión de Ana Moreno de Pantoja (Toledo): Enhorabuena por “La Ciudad Milagrosa”, me ha encantado y emocionado. Ya la he recomendado. He tardado más en leerla, ya que he hecho una lectura más lenta para no perderme la cantidad de detalles, hechos y valores que guarda cada página.

Mi próximo libro será “El lunes a las diez”, ya la pediré a la editorial.

Por favor, sigue escribiendo más libros. ¡Gracias por todo!

Opinión de Bea Rodríguez de Zaragoza: Acabé “La Ciudad Milagrosa”. Decir que es muy bonito, una historia como siempre con unos valores a seguir. Casi que yo diría que se podría hacer una película de él, con la curiosidad todo el rato de qué pasará, ¡enganchada desde la primera página! Una vez más me ha encantado, la pena es que mis hijos son todavía muy pequeños y no lo pueden leer. ¡Enhorabuena Antonio!

Opinión de Sofía Mallasén de Castellón: Después de leer “La Ciudad Milagrosa” quería felicitarte, como siempre. Una vez más, me has hecho reflexionar sobre muchos aspectos de mi vida y ver reflejadas a personas cercanas. Me ha encantado, siempre consigues llegar a mi corazón y seguro que al de todos los lectores. Transmites mucha paz y humildad, por eso me gusta leerte y anotar algunos fragmentos, para releerlos siempre que me apetezca. El final, tampoco me lo esperaba, me pasa en todas tus novelas. Un 10 para “La Ciudad Milagrosa”, es fantástica. No dejes de hacer lo que haces. Gracias.

Opinión de Domingo Barbero de Úbeda: En el mediodía de la jornada de hoy, con el airecillo que corría por el Parque de Méndez Álvaro, en Madrid, y antes de coger el autobús que me traía de vuelta a Úbeda, he terminado la lectura del tercer libro que saboreo de Antonio Gargallo; en este caso, “LA CIUDAD MILAGROSA”. El autor lo ha conseguido.

Me he quedado edificado y con la muy grata sensación de haber aprovechado el tiempo con esta obra maravillosa de Gargallo.

De nuevo, esta novela, de la editorial DIDACBOOK, insufla en nosotros el deseo, total, de ser personas libres y buscar la llave del amor y el respeto, de ver más allá de la apariencia física. Nos impulsa a ir detrás de la verdadera felicidad y no desfallecer hasta encontrarla.

Apropiándome de las palabras de una de las protagonistas del libro, Eva, “LA CIUDAD MILAGROSA” nos enseña a no temer al silencio infinito, a seguir viviendo el tiempo presente con autenticidad, a despojarnos de las máscaras, las apariencias, los autoengaños; para dar paso a nuestro verdadero yo, tan puro como el oxígeno, tan ardiente como el fuego y tan genuino que sólo brota en nosotros el deseo de seguir viviendo y conocer la más pura esencia de nuestro ser.

¡Bravo, Toni! Lo has vuelto a hacer. Me has conmovido. ¡Impresionante final! Una vez más, la bella vida sale victoriosa y le gana la partida a la vieja muerte.

Opinión de Natividad Suárez de Motril: Ha sido un placer leer “La ciudad Milagrosa”, me ha llenado de intriga y deseo de continuidad. La he leído poco a poco para poder saborearla. Te he cogido unas frases para expresarle a una persona que quiero algo que yo misma no podría explicarle mejor. Gracias.

Opinión de Martha Delgado de Ecuador: Una vez más quiero destacar ese maravilloso y fluido lenguaje que manejas al escribir tus obras. He tenido el privilegio de leer el libro “LA CIUDAD MILAGROSA”. Mi hermana me lo envió desde Pamplona a Ecuador.

Un joven campesino de 26 años llamado Ignacio  vive con su padre y hermano en una aldea llamada Albarracín. Pide la herencia a su padre y decide marchar a La Cuidad Milagrosa, aunque esto implique abandonar la aldea y a sus seres queridos que tanto ama. Desea ver cumplido todos sus sueños. Para ello tiene que iniciar una aventura emocionante, donde explorará todo lo maravilloso del mundo expuesto en su de rededor. Tendrá que pasar una serie de obstáculos hasta llegar a la meta. Y en esa lucha por lograr lo que desea, se ve que es un joven decidido, intrépido, y luchador, no se deja vencer ante los obstáculos que encuentra durante el recorrido.

Al leer este libro, me he remontado junto con el protagonista a realizar un viaje apasionante, degustando cada palabra escrita del autor. En la vida debemos luchar por nuestros objetivos como lo hizo Ignacio, lograr hacer posible nuestros ideales. EL QUERER ES PODER.

Desde Ecuador te envío un fuerte abrazo, deseándote éxitos en tu nueva novela, y deseosa de tenerla en mis manos para degustar su lectura, pues me encanta leer y sobre todo tus novelas son muy interesantes y de un lenguaje sencillo y exquisito de entender.

Opinión de Andres Cubero de Murcia: Me ha encantado “La Ciudad Milagrosa”, me ha tenido atrapado. Tiene fragmentos llenos de una sabiduría que parecen te fueran dictados por el mismo Dios. Me quito el sombrero, me asombro cada días más contigo. Tienes un don, un pedazo de don. Tienes una vida interior increíble. Ha merecido mucho la pena su lectura. ¡Un diez!

Opinión de Sandra Pagan de Puerto Rico: Excelente lectura. Todos los libros que he leído de Antonio Gargallo son una luz de esperanza. Quiero darle las gracias a mi gran amiga la licenciada Mayra Rodriguez por su valiosa recomendación, estas lecturas llegaron a mí cuando más las necesitaba.

Es increíble cómo el deseo de buscar la “felicidad” (riquezas, poder) nos pueden llevar a no apreciar y valorar lo más importante que tenemos: nuestra VIDA. En esta historia Antonio Gargallo nos lleva en un viaje de reflexión en cada paso que da el personaje principal. Aunque muy tarde se dio cuenta que siempre lo tuvo todo pero no supo apreciarlo. La vida es más fácil cuando decidimos disfrutar lo que tenemos, en vez de lamentarnos por lo que no tenemos.

Opinión de Loli Díaz de Sevilla: Ya he terminado “La Ciudad Milagrosa. ¡Cuánto te hace pensar cada pagina que lees! Te hace recapacitar y pensar si lo estas haciendo bien o mal en la vida. A mí me ha encantado. Gracias por escribir tan humanamente.

Opinión de Victoria Uroz de Almería: Uno de los libros más amenos y apasionantes que he leído, me he sentido como si fuera el protagonista y he sufrido y me he alegrado con él. Lo más ilusionante: cómo somos capaces de de perdernos en la vida buscando con fuerzas triunfar y, sin embargo, la felicidad se nos regala a través del amor de los demás, que son reflejo y canal del Amor de Dios. Un final apoteósico que hará llorar de emoción a más de uno… Esta novela tiene de todo: amor, odio, rencor, perdón, alegría, tristeza, búsqueda y encuentro… Humor y tragedia, y mucha, mucha aventura.

Me maravilla la capacidad creativa que tienes con tanto cuento en el cuento, es como la película Origen, que los protagonistas bajan en varias dimensiones de cada sueño, cada vez más profundo, y nos metemos en la fantasía de la fantasía.

¿Cómo puedes tener tantas ideas en tu cabeza? Tienes varias vidas en tu vida. Eso es ser un artista: ver en la realidad más realidad. Yo no sé si he conocido alguna vez alguien tan creativo, porque he leído muchísimo pero lamentablemente no conozco a casi ninguno de los autores.

¿Sabes a quién me recuerdas? En algunos pasajes me has recordado a Cervantes (hay escenas como las de la taberna que me han llevado a El Quijote), en el conjunto me recuerdas a Tolkien (el Señor de los Anillos), a Michel Ende (La Historia Interminable, Momo…), a Enid Blyton (El club de los cinco…), a Ana María Matute, a Agatha Cristie (aunque no me emocionaba mucho). Leer tus libros me produce la misma sensación espacial de estar en la escena, de vivirlo todo y ser todo coherente y creíble.

  Opinión de María José Pérez de Almería: “La  Ciudad  Milagrosa”  es  una  novela  de  aventuras  que  presenta  un  conjunto  de  factores  que  hacen  de  ella  un  libro  diferente, una  obra  literaria  distinta.

Cuando  nos  consideramos  asiduos  lectores  llegamos  a  creer  que  ya  lo  hemos  leído  casi  todo  y  que  ya  casi  nada  nos  va  a  sorprender; pues  nada  más  lejos  de  la  realidad, puesto  que  no  es  el  caso; dicha  novela  nos  introduce  en  un  mundo  singular, en  una  mezcla  de  realismo  y  de  fantasía, de  autoconocimiento  y  de  entrega, de  reflexión  y  de  intriga  desde  su  inicio  hasta  el  final.

Su  autor, Antonio  Gargallo  Gil, sabe  combinar, como  buen  formador/docente, la  aventura  con  el  aprendizaje  y  éste  con  la  transmisión  de  valores  que  deben  estar  presentes  no  sólo  en  una  obra  literaria, sino  en  la  vida  misma  de  nuestro  día  a  día.

En  pocas  novelas  de  aventuras  se  asemejan  las  experiencias  y  recorridos  de  sus  personajes  con  una  parábola  de  Jesús; en  esta  novela  de  aventuras, sí: hallamos  la  comparación  de  la  vida  del  protagonista  con  la  Parábola  del  Hijo  Pródigo. ¿En  alguna  ocasión  de  su  existencia  no  se  ha  sentido  usted  identificado  con  alguno  de  los  personajes  de  dicha  parábola?.

Yo  sí. Y  por  ello  he  sentido  que  su  lectura  era  dispar  a  otros  libros.

¿Por  qué  creemos  todos  que  merecemos  ser  felices  y  por  qué  pensamos  siempre  que  podemos  estar  mejor  de  lo  que  estamos?…¿Por  qué  creemos  que  existe  un  lugar  especial  donde  la  felicidad  no  es  una utopía?

Si  no  ha  sabido  hasta  ahora  responderse  a  estos  interrogantes  y  siguen  siendo  una  inquietud  en  su  vida, no  dude  en  sumergirse  en  cada  una  de  sus  líneas, en  una  lectura  profunda  y  reflexiva  que  le  hará  sentirse  mejor.

“Ignacio, no  sé  si  me  escuchas, si  me  ves  o  si  me  sientes, pero quiero  que  sepas que  tu  vida  le  ha  dado  sentido  a  la  mía…”; son  palabras  puestas  en  boca  de  Eva, otro  personaje  fundamental  del  relato,  que  sintetizan  también  y  dan  respuesta  a  mi  pregunta  de  por  qué  no  es  un  libro  como  los  demás.

Vivir  es  aprender  a  convivir  con  aquello  que  la  Vida , y  para  los  creyentes, Dios, nos  brinda y  nos  propone  a  lo  largo  del  Camino. La  vida  a  veces  duele, a  veces  cansa, a  veces  hiere; no  es  perfecta, no  es  fácil, a  veces  no  es  nada  justa…, pero  a  pesar  de  todo, la  vida  es  bella. Éste  ha sido  uno  de  los  primeros  aprendizajes  que  me  ha  transmitido  esta  novela.

He  sabido  con  más  certeza  que  las  cosas  más  bellas  del  mundo  no se  ven  ni  se  pueden  tocar, las  “cosas  más  bellas  del  mundo”  son  aquellas  que  se  sienten  con  el  corazón. Y  con  el  corazón  sentimos  que  cada  dolor  que  experimentamos  nos  hace  más  fuertes, que  cada  traición  nos  permite  ser  más  inteligentes  y  que  con  cada  desilusión  nos  convertimos  en  seres  más  hábiles… que  la  sabiduría  reside  en  saber  cómo  afrontar  cada  batalla.

Dios  nos  enseña  un  aprendizaje  ejemplar  con  la  Parábola  del  Hijo  Pródigo y  teniendo  a  ésta  como  base  sabemos  que  ÉL  tiene  un  propósito  para  todos  y  cada  uno  de  nosotros… sólo  hay  que  confiar  en  Quien  sabemos  tanto  nos  quiere. En  los  personajes  de  esta  novela  se  reflejan  los  valores  de  las  enseñanzas  de  Jesús. Se  aprecia  claramente  a  lo  largo  de  cada  página  una  interdependencia  entre Literatura  y  Espiritualidad.

He  relacionado  bastante  esta  lectura  con  las  de  Darío  Lostado, autor  que  igualmente  me  fascina  por  cómo  relaciona  en  sus  obras  las  Relaciones  Humanas  con  el  Amor, la  Verdad  y  la  Vida  Plena. “La  alegría  de  ser  tú  mismo”,  “Somos  Amor” y “Vivir  como  persona”   nos  dan  una  muestra  de  ello  y  conectan  perfectamente  con  “La  Ciudad  Milagrosa”.

Conforme  he  ido  avanzando  en  cada  capítulo   también  he  ido  constatando  que  toda  nuestra  vida  es  un  reto, y  ese  reto  hay  que  vivirlo, sentirlo, amarlo… aunque  vayamos  siendo  conscientes  de  que  nos  hemos  equivocado  como  le  va  sucediendo  a  Ignacio, nuestro  protagonista. Con  las  equivocaciones  aprendemos más  que  con  los  aciertos… y  hay  que  reír, llorar, ganar, perder, tropezar… pero  siempre: levantarnos  y  seguir.

La  comunicación  en  general  y  la  literatura  en  particular  nos  permiten  expresarnos  y  manifestarnos  abiertamente  para  poder  llegar  a  los  demás, para  desahogarnos  y  compartir  todo  aquello que  consideremos  oportuno, para  divulgar  aprendizajes y  enseñanzas, pero  también  es  importante  saber  que  nuestros actos  perduran  y  hablan  más  que  nuestras  palabras.

“Ignacio  estaba  dispuesto  a  arriesgarse, conocía  el  valor  de  la  amistad  y  se  le  presentaba  una  ocasión  única  para  demostrar  su  valía”.

Con  este  breve  pero  significativo  párrafo, entendemos  que  la  lectura  de  esta  obra  enriquece  de  valores  a  todo  lector  que  descifra  su  mensaje.

Tenemos  que  ser  valientes, equivocarnos  es  de  humanos, pero  rectificar  es  de  sabios. Ignacio  actuó  como  tal; hagámoslo  también  nosotros  si  se  nos  diera  el  caso… Y  sobre  todo  y  ante  todo  tengamos  decididamente  en  cuenta  que  pase  lo  que  pase y estemos  donde estemos: HOY  ES  UN  DÍA  PERFECTO  PARA  SER  FELIZ.