Testimonios de transformaciones profundas conseguidas por Antonio Gargallo Gil.

Antonio Gargallo Gil es maestro y formador experto en la prevención de drogas. A continuación puedes leer testimonios de algunas de las muchas transformaciones conseguidas por Antonio Gargallo Gil mediante el Proyecto “Muros de soledad”, realizado en el Centro Penitenciario de Castellón I, donde trabaja como docente.

Comentario del Sr. Río:

Quiero agradecer de corazón a Don Antonio por su paciencia y cercanía, por su cariño y respeto. Ha sido psicólogo, maestro, amigo, confidente, pero sobre todo un ser humano excelente y con muy buena vibra.

Ha tenido el detalle de escucharme como nunca antes lo había hecho nadie. Me ha dado la confianza para poder hablarle de ciertos aspectos de mi vida que jamás había compartido con nadie, ayudándome a liberar muchas cargas que arrastraba.

Antes me sentía culpable, pero gracias a él he podido saborear la libertad dentro de prisión. ¡Me he liberado de tantas cargas que me oprimían! Y no solo eso, desde los trece años fumaba porros, hasta veinte al día, y desde que empecé el relato con él consiguió mentalizarme de tal forma que he conseguido dejarlos. Para mí es algo increíble, dado que no concebía mi vida sin ellos y, ahora, me siento más despejado, más libre, más feliz, más yo. Al fin y al cabo la vida está para vivirla, no para evadirla.

Gracias de corazón, don Antonio, estás haciendo una labor verdaderamente importante. Sigue adelante con este proyecto porque hay mucha gente que puede aportar su testimonio, para que las personas reflexionen antes de actuar.

Opinión de Arles:

Hoy es jueves, el domingo saldré por fin en libertad: ¡después de diez largos años de condena! El haber tenido la oportunidad de contar mi experiencia, parte de mi vida,  tanto en el exterior como en prisión, me ha servido para valorar la libertad y sentirme protagonista. Al principio me sentía nervioso, pues son muchos los recuerdos vividos, pero gracias a Don Antonio me he sentido con más confianza e importante. Me he desahogado contando la experiencia porque son como secretos que se confiesan, dado que son muchos los momentos de tensión donde la adrenalina se dispara: ¡qué alivio! Hoy por hoy me doy cuenta de que este sitio es un gran paréntesis en tu vida, saldré fortalecido con más ganas que nunca de dar y recibir.

Opinión de Baby Ely 13:

Don Antonio nos ha dado un curso de desarrollo personal que nos ha permitido conocernos mejor y nos ha ayudado muchísimo en el tema de la autoestima. Nos ha enseñado a escribir este libro, que ha sido de gran utilidad para nosotras. A parte de ser muy buen profesor es una excelente persona con gran corazón.

Opinión de Vela:

A raíz de escribir el relato me he sentido tan realizada que mi vida ha cambiado por completo: ¡he vuelto a nacer! Sin apenas darme cuenta mi vida ha dado un giro de ciento ochenta grados. Ha sido algo mágico, como la transformación de un gusano de seda en una bella mariposa. Ahora me siento libre dentro de la prisión. Jamás pensé que podría liberarme de las drogas y ahora solo deseo que mi cuerpo se sane. Ya no las necesito y no las quiero, ¡ni siquiera las pastillas! Quiero vivir, quiero sentir, pensar por mí misma y empezar a disfrutar de los momentos que cada día la vida me regala. Tengo ganas de hacer cosas, de trabajar, de luchar, a pesar de que me queden quince años de condena y varios juicios pendientes, ya no me da miedo porque ahora estoy viviendo, soy persona y antes no era más que un muerto viviente.

He dejado atrás las pastillas, no me importan los porros, me siento completamente liberada del consumo y mi meta ahora es estudiar la carrera de psicología y practicar deporte. Y todo ello gracias a este relato, a contar mi vida y todos esos secretos que nadie sabía. Por todo ello le doy las gracias a Don Antonio, ya que fue él quien me motivó a realizar este relato y ahora más que nunca estoy a tope. Me ha dado la enhorabuena hasta el educador y por primera vez me siento orgullosa de mí misma: ¡muy feliz!

Don Antonio, te doy la enhorabuena por haber realizado este cambio en mí, por tu terapia individualizada, porque eres la primera persona en la que confío y a quien le conté toda mi vida, sin miedo a que me juzgases porque sabía que no lo ibas a hacer. Te doy las gracias por haberme liberado de mis demonios y haberme ayudado a realizarme como mujer. Me has enseñado a quererme y a querer a los demás, a ponerme en el lugar del otro, cuando yo jamás lo habría hecho, dado que solo pensaba en consumir para dejar atrás esos demonios. Ahora ya no están y ya no necesito consumir. Tú me has tirado la cuerda para poder salir del pozo oscuro en el que estaba, y cuando salí y vi la luz, tú estabas allí. Y por ello siempre estarás en mi corazón. Te llevaste un pedacito de mí. Eres el caballero que sacó a la princesa del castillo del dragón.

Opinión de C.O.:

Mi relato ha sido el mayor ejercicio de libertad que he experimentado. De Antonio solo puedo decir: grande, generoso, irrepetible, un honor y un placer, sus clases están a la altura de los más grandes escritores, sé de lo que hablo. Gracias por aparecer en mi vida como un regalo inesperado. Estábamos predestinados a conocernos.

Opinión de M.R.G 2603:

Participar en este proyecto me ha servido para encontrarme a mí mismo, ser más consciente de mi pasado y de mis errores: ¡no los volveré a cometer en el futuro! Me ha servido para abrirme a los demás y para crecer como persona.

El taller de desarrollo personal para mí ha sido luz en la oscuridad. Es donde mejores momentos he pasado en la prisión. Ha sido muy constructivo para conocerme más y darme cuenta de los dones que tengo.

Siempre recordaré a Don Antonio, ¡me ha marcado! Es un gran profesional y muy buena persona.

Opinión de Sergio C.:

Participar en este relato ha sido una experiencia muy constructiva en mi vida. Durante el tiempo que hemos estado trabajando, he llorado, he reído y me he conocido más a mí mismo. Me ha permitido abrir mi corazón de una manera muy especial, al punto que jamás me había abierto tanto con una persona. Don Antonio ha sido capaz de empatizar conmigo, adentrarse en mis heridas y sanar muchas de ellas. Me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas que he hecho y que no volveré a realizar, además de ver desde otra perspectiva el daño que he sufrido siendo un niño inocente que sueña volar y no puede al cortarle las alas.

Finalmente me gustaría agradecer a don Antonio todas las horas que hemos pasado juntos. Valoro mucho su inteligencia, sus buenos sentimientos y su fe. Es un gran profesor y escritor, y me ha hecho sentir persona, no preso.

Opinión de J.M.O:

Escribir este relato para mí ha sido un sueño porque tenía ganas de escribir mi vida y gracias a don Antonio ha sido posible, pues no creía que fuese posible plasmar en letras todos mis sentimientos y vivencias.

Don Antonio ha conseguido en poco tiempo lo que ningún psicólogo ha conseguido en años. He sido capaz de abrir mi corazón de par en par, contándolo absolutamente todo lo que me ha pasado en mi vida; incluso cosas que no he contado a nadie y que por cuestión de espacio no hemos podido extendernos o para evitar daños a terceras personas. Me he sentido muy a gusto, dándome la impresión de que lo conocía toda mi vida. Deseaba que llegase la hora de trabajar con una persona como él, tan sensible y amable. Los días que no lo veo lo echo de menos y se me hace muy largo el fin de semana. Solo con estar en su clase me siento a gusto porque transmite mucha paz.

Sacar toda la basura que llevaba dentro de mí ha sido como un bálsamo para mi alma y ahora siento paz interior, que es lo más grande que tiene el ser humano. Si tienes paz, serás feliz; si no la tienes, es porque algo tienes que cambiar en tu vida.

Con Don Antonio me he quitado una mochila tan grande que ahora siento que voy ligera de equipaje. Esa sensación de peso, de angustia que no me dejaba vivir y ha sido plasmar todo en un papel y sentir una liberación milagrosa.

Opinión de N. P.V. 83:

Al principio no quería escribir el libro ya que me daba miedo exponer vivencias mías de las cuales nunca había hablado antes y que casi nadie sabía. Después, cuando empecé, lo cogí con muchas ganas, vencí mis bloqueos y mis miedos al qué dirán.

He terminado el relato y me siento liberada de todas esas cadenas que tenía en mi mente y en mi interior. Además, me ha servido para tomar conciencia de que la vida que he llevado no es la que deseo ni quiero, pues anhelo aquella libertad que tenía antes de entrar en estos muros de soledad.

Opinión de Joseph Lorian:

Escribir sobre uno mismo, sobre mi vida, mi familia, mi historia personal me resultó a veces más complicado de lo que podría pensar en un principio, aunque fuera bajo seudónimo. Unas veces sentía vergüenza sobre lo que podrían pensar los demás preguntándome si el relato resultaría interesante; otras no encontraba las palabras apropiadas o no quedaba satisfecho, teniendo ganas de destruirlo todo. Sin embargo, en otras ocasiones las palabras venían por sí mismas, quedando contento, satisfecho con lo que se iba escribiendo, venciendo esas resistencias contra mí mismo. Esto no hubiera sido posible sin la ayuda, orientación y cariño encontrados en el grupo, especialmente en Antonio y Charles.

Opinión de Yasmina:

Al principio no quería participar en la elaboración de mi relato, puesto que sabía que había cosas que me producirían dolor. Pero lo cierto es que me ha ayudado a sacar muchas cosas fuera, también he de reconocer que sin mi maestro nada hubiera sido posible porque todas mis ideas estaban desordenadas. ¡Gracias por el apoyo, don Antonio!

Opinión de Maribel:

Al escribir este libro me he sentido francamente bien. He sacado cosas que no quería recordar porque me hacían mucho daño, pero solo recordando la vida de infierno que llevaba en la calle me ha servido para saber que esa vida no la quiero. Al sacarlas me he sentido mucho mejor y me he quitado un peso de encima. Gracias a ello y junto con el taller de Desarrollo personal he vuelto a confiar en mí, pues me ha devuelto la vida y la dignidad.

Opinión de Esperanza Sales:

Siempre recordaré a Don Antonio como un gran profesor con mucho talento y, sobre todo, muy atento. Nos ha dado mucho ejemplo… Me invitó a participar en la elaboración de este libro y yo me negué en un principio, pero mirad cómo son las cosas que ha tenido esa gracia para que me decidiera y pudiese salir de mí misma para poder escribir y contar mi vida del pasado, ¡y del presente!, con mucho esfuerzo. Escribir este relato me ha servido para sacar todo lo negativo de mi personalidad. Ahora me siento descargada, aliviada y mucho mejor; además, quiero que sirva de ejemplo para todos los presos. Escribir es una terapia muy positiva, así que os invito a que hagáis el esfuerzo de contar vuestra vida, ya veréis cómo os sentiréis mucho mejor.