Artículo 1-¿Crisis económica o crisis de valores?

Mucho se habla de la palabra más pronunciada en los últimos tiempos: la “crisis”. Enchufas la Tv y todas las noticias giran en torno a la crisis y a los políticos. Hablas con alguien y ¡qué raro no hablar de la crisis! Pero ¿estamos inmersos sólo en una crisis económica o también en una crisis de valores? Pones las noticias y da pena la corrupción, los asesinatos, los robos, las peleas, etc. Hablemos con claridad y sin tapujos: todas esas noticias se producen por la falta de valores que tenemos, por la falta de humanidad.

Pongamos un par de ejemplos: ¿qué necesidad tenía Urdangarín, siendo rico, famoso y popular, de robar al pueblo español 15 millones de euros y todos aquellos que habrá robado y nunca sabremos? Sin duda alguna, este hombre ha demostrado que no tiene moral alguna, ni valores solidarios ni nada de nada. ¿Y qué valores tiene el cazador de elefantes? Un jefe de estado que debería de ser un ejemplo para el pueblo y despilfarrando nuestro dinero en destruir la fauna salvaje a costa de los impuestos del maltrecho pueblo. ¿Qué valores tiene este hombre? Que cada cual juzgue por sí mismo. ¿Y qué valores tienen esos políticos que se ponen injustos privilegios, sueldos impagables y pensiones desmesuradas? Obviamente ninguno, es el egoísmo personificado y sangrante. Ante tanta corrupción, tanta manipulación y tanto egoísmo es normal que estemos inmersos en una crisis económica profunda y arraigada.

¡¡Necesitamos retomar los valores humanos!!

Empecemos desde nuestra casa a transmitir esos valores, porque de nada sirve predicar si no es con el ejemplo. Eduquemos a nuestros hijos con un principio básico: “No hagas nunca aquello que no te gustaría que te hiciesen a ti”, para que brillen más las cosas buenas que las malas, donde los medios de comunicación tienen una importante labor en ello: ¡¡resaltar las noticias positivas para que sean un ejemplo a imitar por los demás!!

En este día te invito a ser un poco más amable con las personas que te rodean, donde tu meta sea conseguir liberar sonrisas, sobre todo de aquellos que más las necesitan, que a lo mejor no tienes que irte muy lejos porque tal vez la persona que más lo necesite sea la que tienes a tu lado.

“Un valor es como una semilla de donde brotará el árbol del amor”.

Antonio Gargallo Gil

Fecha publicación: Sábado, 5 de mayo de 2012

Artículo 2- El Camino de Santiago, un camino de desarrollo personal

Artículo 12-La devoradora de almas

Anuncios